¿Preparando espinacas a la crema en casa? Aprende cómo hacerlo aquí

¿Te apetece un plato reconfortante y lleno de sabor? Entonces las espinacas a la crema son la opción perfecta para disfrutar en casa. Esta receta tradicional es sencilla de preparar pero muy deliciosa y versátil, ya que se puede adaptar a diferentes gustos añadiendo ingredientes como cebolla, jamón, espinacas a la crema, gambas o frutos secos. Si quieres descubrir cómo hacerlas de forma fácil y rápida, ¡sigue leyendo!

Ingredientes para las espinacas a la crema

Antes de comenzar a preparar las espinacas a la crema, asegúrate de tener todos los ingredientes necesarios a mano. Para esta receta, vas a necesitar los siguientes ingredientes:

  • 400 gramos de espinacas congeladas
  • 1 cebolla
  • 50 gramos de jamón
  • 100 gramos de gambas (opcional)
  • 50 gramos de frutos secos (opcional)
  • 2 dientes de ajo
  • 50 gramos de queso rallado
  • Sal al gusto
  • Nuez moscada al gusto
  • Pimienta al gusto

Estos ingredientes son la base de la receta, pero puedes adaptarla a tus preferencias y añadir otros ingredientes que te gusten. Ahora que tienes todo listo, es momento de comenzar con la preparación de las espinacas a la crema.

Preparación de las espinacas congeladas

El primer paso para preparar las espinacas a la crema es cocinar las espinacas congeladas. En una olla grande, pon agua a hervir y añade las espinacas a la crema. Deja que las espinacas se cocinen en el agua caliente durante aproximadamente 10 minutos, o hasta que estén tiernas. Luego, escúrrelas bien y reserva.

Mientras las espinacas a la crema se cocinan, puedes aprovechar el tiempo para preparar la salsa bechamel y los ingredientes adicionales.

Elaboración de la salsa bechamel

La salsa bechamel es un componente fundamental en las espinacas a la crema. Para prepararla, necesitarás los siguientes ingredientes:

  • 50 gramos de mantequilla
  • 50 gramos de harina
  • 500 ml de leche
  • Sal al gusto
  • Nuez moscada al gusto
  • Pimienta al gusto

Para comenzar, derrite la mantequilla en una sartén a fuego medio. Añade la harina y mezcla con un tenedor o una espátula hasta obtener una mezcla homogénea. Cocina esta mezcla durante un par de minutos, removiendo constantemente para evitar que se pegue.

A continuación, añade la leche poco a poco, sin dejar de batir, para evitar la formación de grumos. Continúa cocinando la mezcla a fuego medio, removiendo constantemente hasta que la salsa espese y adquiera una consistencia cremosa. Añade sal, nuez moscada y pimienta al gusto, y sigue removiendo para integrar los sabores.

Una vez que la salsa bechamel esté lista, retira del fuego y reserva. Ahora estás listo para darle el toque final a las espinacas a la crema.

Saltear las espinacas con ajo

Una vez que hayas cocinado y escurrido espinaca la crema congeladas, es hora de darles un toque de sabor extra. Para ello, vamos a saltearlas con ajo. A continuación, te explicamos cómo hacerlo:

En una sartén grande, calienta un poco de aceite de oliva a fuego medio. Añade los dientes de ajo picados finamente y cocínalos durante un par de minutos hasta que estén dorados y fragantes. Asegúrate de remover constantemente para evitar que se quemen.

Añade las espinacas cocinadas y espinaca la crema escurridas a la sartén y mezcla bien con el ajo. Cocina durante unos minutos más hasta que las espinacas se calienten por completo y se mezclen con el sabor del ajo.

Una vez que las espinacas estén salteadas y aromatizadas, es momento de añadir la salsa bechamel que preparaste anteriormente.

Combinar las espinacas con la salsa bechamel

Para combinar las espinacas salteadas con la salsa bechamel, sigue estos pasos:

  1. Vierte la salsa bechamel en la sartén con las espinacas salteadas y la crema, y mezcla bien para que todos los ingredientes se integren.
  2. Añade el jamón, la cebolla, las gambas y los frutos secos (si decides incluirlos) a la mezcla, y remueve nuevamente para distribuirlos de manera uniforme.
  3. Ajusta el sabor con sal, nuez moscada y pimienta, según tus preferencias personales. Prueba la mezcla y añade más especias si es necesario.
  4. Continúa cocinando la mezcla durante unos minutos adicionales en fuego medio, revolviendo de vez en cuando, para que los sabores se fusionen.

Una vez que todos los ingredientes estén bien combinados y calientes, retira la sartén del fuego y prepárate para el toque final.

Gratinar las espinacas con queso rallado

El último paso para completar las deliciosas espinacas a la crema es gratinarlas con queso rallado. Para hacerlo, sigue estos pasos:

  1. Pre-calienta el horno a una temperatura de 180°C (350°F).
  2. Transfiere la mezcla de espinaca la crema y salsa bechamel a una fuente apta para horno.
  3. Espolvorea generosamente queso rallado por encima de las espinacas a la crema. Puedes utilizar queso rallado de cualquier tipo que te guste, como queso cheddar, mozzarella o parmesano.
  4. Coloca la fuente en el centro del horno y hornea durante aproximadamente 10-15 minutos, o hasta que el queso esté fundido y ligeramente dorado en la parte superior.
  5. Una vez que las espinacas a la crema estén gratinadas, retira del horno y deja que se enfríen un poco antes de servir.

Puedes acompañar las espinacas a la crema con una deliciosa tortilla de patatas con cebolla para completar tu comida. ¡Buen provecho!

¡Listo para servir!

¡Ya casi has terminado! Es hora de servir las deliciosas espinacas a la crema que has preparado con tanto amor. Aquí tienes algunos consejos adicionales para que queden perfectas:

  • Emplata las espinacas a la crema en platos individuales o en un plato grande para compartir.
  • Decora con un poco de queso rallado adicional por encima, si lo deseas, para darle un toque extra de sabor.
  • Sirve las espinacas a la crema caliente para disfrutar al máximo de su sabor y textura.
  • Acompaña con una porción de la clásica tortilla de patatas con cebolla, que complementará a la perfección el plato principal.

¡Ahora sí, estás listo para disfrutar de un delicioso plato de espinacas a la crema casero! Reúne a tus seres queridos alrededor de la mesa y comparte este delicioso y reconfortante plato. ¡Que lo disfrutes!

Acompañamiento: tortilla de patatas con cebolla

No hay mejor acompañamiento para las espinacas a la crema que una auténtica tortilla de patatas con cebolla y espinaca la crema. Aquí te ofrecemos una receta sencilla para prepararla:

  1. Pela y corta en rodajas finas 3-4 patatas y una cebolla grande.
  2. Calienta aceite de oliva en una sartén grande a fuego medio.
  3. Añade las patatas y la cebolla a la sartén y cocínalas hasta que estén tiernas. Asegúrate de remover de vez en cuando para evitar que se quemen.
  4. En un tazón aparte, bate 5 huevos y sazona con sal y pimienta al gusto.
  5. Cuando las patatas y cebolla estén listas, escúrrelas del aceite y mézclalas con los huevos batidos.
  6. Vuelve a calentar un poco de aceite de oliva en la sartén limpia y añade la mezcla de patatas, cebolla y huevo.
  7. Cocina la tortilla a fuego medio-bajo durante aproximadamente 5 minutos por cada lado, hasta que esté dorada y completamente cuajada.
  8. Retira la tortilla de la sartén y déjala reposar durante unos minutos antes de cortarla en trozos y servirla junto a las espinacas a la crema y espinaca la crema.

La tortilla de patatas con cebolla es un clásico de la cocina española y su sabor combinado con las espinacas a la crema y espinaca la crema es simplemente delicioso. ¡Disfruta de esta combinación perfecta!

Go up