¿Quieres aprender recetas de pollo al ajillo tradicional?

Si eres amante de la cocina y especialmente del pollo, no puedes dejar de probar la deliciosa receta de pollo al ajillo tradicional. Esta preparación combina lo mejor de los sabores de los ajos, el pollo y el vino de Jerez para crear un plato que es sencillamente irresistible. En este artículo, te enseñaremos paso a paso cómo hacer el pollo al ajillo perfecto, con un exterior dorado y crujiente pero un interior jugoso y lleno de sabor.

¿Por qué me encanta cocinar con pollo?

El pollo es una de las carnes más versátiles y populares en la cocina. Existen numerosas razones por las cuales me encanta cocinar con pollo. En primer lugar, el pollo es una carne magra y saludable que se puede incluir en una dieta equilibrada. Además, su sabor suave permite que se pueda combinar con una gran variedad de ingredientes y condimentos, lo que brinda infinitas posibilidades a la hora de cocinar. El pollo también es asequible y fácil de encontrar, lo cual lo convierte en una opción perfecta para preparar para toda la familia o para una comida entre amigos.

Preparando el aceite de oliva con ajo

Recetas pollo al ajillo Para comenzar a preparar el pollo al ajillo tradicional, debemos asegurarnos de que el aceite de oliva esté aromático y lleno de sabor. Esto se logra friendo ajos con su piel en el aceite caliente. El aroma y el sabor del ajo impregnarán el aceite, dándole un toque extra a nuestro plato.

Tambien Te Puede Interesar¿Se puede comer quinoa cruda? Descubre si es seguro o no¿Se puede comer quinoa cruda? Descubre si es seguro o no

En una sartén grande, calentamos un buen chorro de aceite de oliva a fuego medio. Añadimos los ajos enteros, con su piel, asegurándonos de darles un par de cortes para que liberen aún más su aroma. Dejamos que los ajos se doren ligeramente, lo cual toma aproximadamente 2 minutos.

Una vez que los ajos estén dorados, retiramos la sartén del fuego y retiramos los ajos. Es importante tener cuidado al manejar los ajos calientes para evitar quemaduras. Conservamos el aceite aromatizado en la sartén, ya que lo utilizaremos más adelante en la receta pollo al ajillo.

Tambien Te Puede InteresarMaíz: Descubriendo el mejor fertilizante para aumentar tu cosechaMaíz: Descubriendo el mejor fertilizante para aumentar tu cosecha

El secreto para dorar el pollo por fuera y mantenerlo jugoso por dentro

Uno de los secretos para lograr que el pollo al ajillo quede dorado por fuera pero jugoso por dentro es utilizar una técnica llamada "pasar por harina". Para hacer esto, sazonamos las presas de pollo con sal y pimienta al gusto y luego pasamos por harina. La harina ayudará a crear una capa crujiente en el exterior del pollo mientras se cocina.

Una vez que hayamos pasado el pollo por harina, calentamos el aceite de oliva aromatizado en una sartén grande a fuego medio-alto. Colocamos las presas de pollo en la sartén, asegurándonos de no amontonarlas para que se doren de manera uniforme. Cocinamos el pollo durante unos minutos por cada lado, hasta que estén dorados y crujientes.

Una vez que el pollo esté dorado, lo retiramos de la sartén y lo reservamos en una fuente aparte. No te preocupes si el pollo no está completamente cocido por dentro, ya que lo terminaremos de cocinar más adelante en la preparación de la receta pollo al ajillo.

Los ingredientes clave de la receta tradicional

Los ingredientes clave para hacer recetas pollo al ajillo tradicional son:

  • Pollo: Utilizaremos presas de pollo, como muslos o contramuslos, para esta receta. El pollo con hueso y piel brinda un sabor más jugoso y sabroso al plato.
  • Ajos: Los ajos son el ingrediente estrella de esta receta pollo al ajillo. Utilizaremos tanto ajos enteros para aromatizar el aceite como ajo picado para agregar sabor al pollo.
  • Aceite de oliva: Utilizaremos aceite de oliva para freír los ajos y dorar el pollo. El aceite de oliva virgen extra le dará un sabor aún más característico al plato.
  • Zumo de limón: Añadiremos un poco de zumo de limón para dar un toque de acidez y frescura al pollo al ajillo.
  • Caldo de pollo: Utilizaremos caldo de pollo para agregar más sabor y jugosidad al pollo durante la cocción.
  • Hoja de laurel: La hoja de laurel aportará un sutil aroma y sabor al pollo al ajillo.
  • Vino de Jerez: El vino de Jerez es un ingrediente tradicional en esta receta pollo al ajillo. Le da al plato un sabor y un toque especial.
  • Sal y pimienta: Utilizaremos sal y pimienta al gusto para sazonar el pollo y resaltar sus sabores.

Estos ingredientes son fundamentales para lograr la auténtica receta tradicional de pollo al ajillo, con su característico sabor y textura.

Paso a paso: dorando el pollo en la sartén

Para dorar el pollo en la sartén y continuar con la preparación de la receta de pollo al ajillo tradicional, sigue estos pasos:

  1. Tomamos las presas de pollo que hemos pasado por harina y las colocamos en la sartén con el aceite de oliva caliente.
  2. Asegurándonos de no amontonarlas, cocinamos el pollo a fuego medio-alto durante unos minutos por cada lado, hasta que estén dorados y crujientes. Es importante tener cuidado al darles la vuelta para evitar que se peguen o se quemen.
  3. Una vez que el pollo esté dorado por fuera, lo retiramos de la sartén y lo reservamos en una fuente aparte.

Recuerda que en este punto el pollo no estará completamente cocido por dentro, pero eso está bien, ya que lo terminaremos de cocinar más adelante en el proceso de la receta pollo al ajillo. Lo importante es que tengamos un exterior dorado y crujiente, que agregará textura y sabor al plato final.

El toque final: preparando la salsa y presentación

Una vez que hemos dorado el pollo y lo hemos reservado en una fuente aparte, es hora de darle el toque final a nuestra receta de pollo al ajillo tradicional.

En la misma sartén donde hemos dorado el pollo, vamos a preparar la salsa desglazando los sabores. Para hacer esto, agregamos un poco más de aceite de oliva si es necesario y añadimos el ajo picado. Lo cocinamos a fuego medio durante unos minutos, hasta que esté ligeramente dorado y fragante.

A continuación, agregamos el zumo de limón, el caldo de pollo, la hoja de laurel y el vino de Jerez a la sartén. Removemos bien para combinar todos los sabores y dejamos que la salsa cueza a fuego medio-bajo durante unos minutos, hasta que el caldo se evapore y se forme una salsa ligeramente espesa al estilo de las recetas pollo al ajillo.

Una vez que la salsa haya reducido, colamos los ajos confitados que hemos reservado y los agregamos a la fuente donde tenemos el pollo. Esta opción es opcional, pero aportará un sabor aún más intenso al plato en tus recetas pollo al ajillo.

Finalmente, vertemos la salsa caliente sobre el pollo en la fuente y mezclamos ligeramente para asegurarnos de que todas las presas queden bien impregnadas con la deliciosa salsa de ajillo en tus recetas pollo al ajillo. Asegúrate de que la salsa cubra bien el pollo para que se mantenga jugoso y lleno de sabor.

Para la presentación, puedes servir el pollo al ajillo tradicional directamente en la fuente o en platos individuales. Recuerda tener cuidado al servirlo, ya que estará caliente y es una de las mejores recetas pollo al ajillo.

Como acompañamiento, puedes optar por una fresca ensalada de tomate y lechuga para equilibrar el plato, o también puedes servirlo con unas deliciosas patatas a lo pobre, que complementarán a la perfección el sabor del ajillo en tus recetas pollo al ajillo.

¡Y ahí lo tienes! Has logrado preparar un delicioso pollo al ajillo tradicional con un exterior dorado y crujiente, y un interior jugoso y lleno de sabor. ¡Disfrútalo y sorprende a tus invitados con esta clásica receta de pollo al ajillo de la cocina española!

Opciones de acompañamiento para tu pollo al ajillo tradicional

Cuando prepares tu delicioso pollo al ajillo tradicional o estés buscando nuevas recetas pollo al ajillo, existen varias opciones de acompañamiento que complementarán perfectamente este plato lleno de sabor. Aquí te presento algunas ideas:

  • Ensalada de tomate y lechuga: Una ensalada fresca y colorida le dará un contraste refrescante al pollo al ajillo. Puedes preparar una sencilla ensalada de tomate y lechuga con un aliño ligero de aceite de oliva, vinagre y sal.
  • Patatas a lo pobre: Un clásico acompañamiento español que combina perfectamente con el pollo al ajillo. Puedes cortar las patatas en rodajas gruesas y freírlas en aceite de oliva hasta que estén doradas y crujientes. Sazónalas con sal y pimienta y sírvelas junto al pollo.
  • Arroz blanco: Un arroz blanco sencillo y esponjoso también es una excelente opción para acompañar el pollo al ajillo. Puedes cocinar el arroz siguiendo las instrucciones del paquete y sazonarlo con sal y un poco de aceite de oliva.
  • Pan casero: Si eres amante del pan, puedes preparar un pan casero para acompañar tu pollo al ajillo. Un pan crujiente por fuera y tierno por dentro será perfecto para mojar en la deliciosa salsa de ajillo.
  • Vegetales al grill: Si prefieres una opción más ligera, puedes asar vegetales como pimientos, calabacines, berenjenas o champiñones en el grill. Estos vegetales asados agregarán un toque de frescura y color al plato.

Cualquiera de estas opciones de acompañamiento hará que tu pollo al ajillo tradicional o la nueva variante que decidas probar de recetas pollo al ajillo sea aún más sabroso y completo. Recuerda que puedes adaptar los acompañamientos según tus preferencias y disfrutar de una deliciosa comida llena de sabor y variedad.

¡A disfrutar de esta deliciosa receta!

Ahora que has aprendido cómo hacer recetas pollo al ajillo tradicional y has explorado algunas opciones de acompañamiento, es momento de disfrutar de esta deliciosa receta. Prepárate para saborear el pollo dorado y jugoso, con el aroma y sabor característico del ajo y el toque especial del vino de Jerez.

Puedes servir el pollo al ajillo en una fuente, colocando las presas de pollo y añadiendo la salsa por encima, o en platos individuales si así lo prefieres. Ya sea que lo acompañes con una ensalada fresca, patatas a lo pobre o uno de los otros acompañamientos mencionados, tendrás una comida equilibrada y llena de sabor.

Recuerda que el pollo al ajillo es una receta versátil, por lo que puedes adaptarla a tus preferencias personales. Puedes agregarle otras especias o ingredientes adicionales para personalizarla aún más. ¡Permite que tu creatividad culinaria brille!

Así que, ¡procura disfrutar cada bocado de esta deliciosa receta de pollo al ajillo tradicional y comparte el sabor y la alegría de cocinar con los demás! ¡Buen provecho!

Go up