¿Descubre cómo hacer un delicioso tartar de calabaza?

¿Estás buscando una receta deliciosa y fácil de hacer para sorprender a tus invitados? Entonces, has llegado al lugar indicado. En este artículo, te enseñaremos todo lo que necesitas saber para hacer un exquisito tartar de calabaza. Con sabores y texturas irresistibles, esta tarta se convertirá en la protagonista de cualquier ocasión especial. Prepárate para disfrutar de un postre único y lleno de sabor.

Paso 1: Asar, triturar y escurrir la calabaza

El primer paso para hacer una deliciosa tarta de calabaza es asar, triturar y escurrir la calabaza. Para ello, necesitarás una calabaza de tamaño adecuado. Lo recomendable es utilizar una calabaza de unos 2-3 kilogramos.

Comienza por precalentar el horno a 180 grados Celsius. Luego, corta la calabaza por la mitad de forma longitudinal y retira las semillas con una cuchara. Coloca ambas mitades de calabaza en una bandeja de horno con la pulpa hacia arriba.

Tambien Te Puede Interesar30 Recetas con Calamar: Descubre Nuestras Mejores Propuestas30 Recetas con Calamar: Descubre Nuestras Mejores Propuestas

Una vez que el horno esté caliente, introduce la bandeja con las mitades de calabaza y déjalas asar durante aproximadamente una hora, o hasta que la pulpa esté tierna al pincharla con un tenedor. Cuando la calabaza esté lista, retírala del horno y déjala enfriar.

Una vez que la calabaza esté completamente fría, procede a triturarla con la ayuda de un tenedor o un procesador de alimentos. Asegúrate de obtener una textura suave y sin grumos. Luego, coloca la pulpa triturada en un colador forrado con una gasa o un paño de cocina limpio y déjala escurrir durante al menos una hora. Esto ayudará a eliminar el exceso de agua y a obtener una mezcla más consistente para la tarta de calabaza.

Tambien Te Puede Interesar¿Aprendes a hacer arroz con leche de coco? - leche de coco arroz¿Aprendes a hacer arroz con leche de coco? - leche de coco arroz

Paso 2: Preparar la masa y refrigerar

Una vez que la calabaza esté escurrida, es hora de preparar la masa para nuestra tarta de calabaza. En un recipiente grande, mezcla 200 gramos de mantequilla fría cortada en cubos, 250 gramos de harina de trigo, una pizca de sal y 50 gramos de azúcar.

Con las manos o con la ayuda de una batidora eléctrica, mezcla todos los ingredientes hasta obtener una textura arenosa. A continuación, agrega un huevo y continúa mezclando hasta que se forme una masa homogénea. Si la masa parece demasiado seca, añade una cucharada de agua fría y mezcla nuevamente.

Forma la masa en un disco, envuélvela en papel film y refrigérala durante al menos 30 minutos. Esto permitirá que la masa se enfríe y se endurezca lo suficiente como para poder estirarla y forrar el molde sin que se rompa. Prepara también un delicioso tartar de calabaza para acompañar la tarta.

Paso 3: Estirar y hornear la masa

Una vez que la masa haya reposado en el refrigerador, es momento de estirarla y hornearla para darle forma a la base de nuestra tarta de calabaza. Prepara el horno precalentándolo a 180 grados Celsius mientras trabajas con la masa.

En una superficie enharinada, coloca el disco de masa y usa un rodillo para estirarla hasta obtener un grosor de aproximadamente medio centímetro. Ten en cuenta el tamaño de tu molde para asegurarte de que la masa sea suficiente para cubrirlo por completo.

Engrasa el molde con un poco de mantequilla y luego coloca la masa estirada sobre él, presionando suavemente para que se ajuste a la forma del molde. Recorta el exceso de masa que sobresalga de los bordes del molde.

Ahora, pincha la base de la masa con un tenedor para evitar que se hinche durante el horneado. Luego, hornea la masa vacía durante unos 15 minutos o hasta que esté ligeramente dorada.

Paso 4: Preparar y verter el relleno

Mientras la base de la tarta de calabaza se hornea, es momento de preparar el delicioso relleno que le dará todo su sabor característico. Para ello, necesitarás los siguientes ingredientes:

  • 400 gramos de puré de calabaza previamente escurrido
  • 200 gramos de azúcar
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 1/2 cucharadita de jengibre en polvo
  • 1/4 cucharadita de nuez moscada
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 3 huevos
  • 200 ml de crema de leche

En un tazón grande, bate el puré de calabaza junto con el azúcar, la canela, el jengibre, la nuez moscada y la sal. Asegúrate de que todos los ingredientes estén bien incorporados.

A continuación, añade los huevos uno a uno, asegurándote de mezclar bien después de cada adición. Finalmente, agrega la crema de leche y mezcla hasta obtener una consistencia suave y homogénea.

Una vez que hayas preparado el relleno, viértelo cuidadosamente sobre la base de masa ya horneada. Asegúrate de repartir el relleno de manera uniforme para obtener una tarta de calabaza perfecta.

Paso 5: Hornear y enfriar antes de servir

Ahora que hemos agregado el delicioso relleno a nuestra tarta de calabaza, es hora de hornearla una vez más y luego dejarla enfriar antes de servirla.

Coloca el molde con la tarta de calabaza en el horno precalentado a 180 grados Celsius y hornea durante aproximadamente 40-45 minutos, o hasta que el relleno esté firme en el centro.

Una vez que la tarta de calabaza esté lista, retírala del horno y déjala enfriar completamente a temperatura ambiente. Este proceso de enfriamiento es importante para que la tarta de calabaza adquiera una textura más firme y los sabores se asienten.

Después de que la tarta de calabaza se haya enfriado, puedes refrigerarla durante unas horas antes de servirla para que esté aún más firme y fría. Antes de servir, si lo deseas, puedes decorarla con un poco de crema batida o nueces picadas para darle un toque extra de sabor y presentación.

¡Y eso es todo! Ahora estás listo para disfrutar de una deliciosa tarta de calabaza casera. Corta un pedazo generoso, sírvelo y sorprende a tus invitados con el exquisito sabor y la suavidad de este postre tan especial.

Go up